Menu

Cómo elegir el vestido ideal

Cargado de simbolismo, el vestido de la novia es uno de los principales gastos de cualquier boda. Elegir cuidadosamente el modelo y realizar las pruebas pertinentes son las claves para lucir como una estrella.

Las posibilidades son cada vez más variadas, todo depende del gusto personal. Todo tiene que salir perfecto, ya que serás el centro de las miradas.

Debes sentirte cómoda con tu elección, acorde a tu personalidad. Tienes que tener en cuenta la fecha de la boda y elegir el vestido según el clima que se prevea.

La moda apuesta por la vuelta a los tonos más blancos y escotes pronunciados. Las asimetrías y superposiciones de tejidos siguen siendo un elemento común.

Organzas, rasos y gasas se combinan de forma magistral en vestidos blancos, dorados o una amplia gama de diseños en tonos champán.

"Obviamente, siempre hay tendencias, pero existe tanta variedad que la novia nunca tiene problema en encontrar exactamente el modelo que busca"

Las claves para acertar con el vestido de novia son pocas pero valiosas:

Lo primero de todo es conseguir un buen asesoramiento. Para ello, nos podemos guiar por el flechazo a primera vista.
Si ya conocemos diseños concretos y nos hemos decantado por algún diseñador o modisto, no hay problema. Pero si no lo tenemos claro, es el momento de empaparse de revistas y fotos, de ponerse calzado cómodo y empezar a hacer una ruta por las tiendas que más nos llamen la atención.

Una vez elegida la tienda o el diseñador, llega el momento de comenzar a confeccionar el vestido. Ante todo tienes que sentirte cómoda, que lo que lleves te haga sentirte más bella, pero natural, nunca disfrazada. Por eso son tan importantes las numerosas pruebas, antes del gran día, que irán ajustando el vestido a los cambios que experimente tu cuerpo, en caso de que hayas decidido ponerte a régimen.

Son muchos y variados los complementos que dan el toque de distinción y el acabado perfecto a cualquier diseño nupcial, algunos diseñadores siguen apostando hoy por cubrir la cabeza de la novia con un elegante velo o una delicada mantilla, el calzado es otro complemento destacado y que debe ser elegido muy cuidadosamente para no desentonar, aunque muchas veces tenga, verdaderamente, poco protagonismo, es importante  que sea cómodo, ya que hay que llevarlo todo el día (si bien muchas novias sacrifican la comodidad por lucir un zapato que estilice su figura).

Las novias sólo tienen que elegir en qué manos ponerse para estar perfectas el día más importante de su vida.